BLOC DE NOTAS: PÁGINA 03 – EL LATERAL

pizarraBLOC DE NOTAS: PÁGINA 03 – EL LATERAL

 

En esta nueva página de mi bloc, voy hablar sobre la polivalente posición del lateral, o carrilero. Es uno de los jugadores de campo que más distancia corre a lo largo de un partido: una media de 10 kilómetros por partido en condiciones normales.

 

 

Si hay alguien dentro del campo que presumiblemente no esté parado, es el lateral (o carrilero). Cuando no está doblando al extremo para hacer un contraataque, está cerrando en defensa o haciendo una cobertura. Físicamente suelen ser de los jugadores con más resistencia física. Aunque, como ocurre en la mayoría de las posiciones de un equipo, nos encontramos con una ambigüedad en los movimientos.

 

Hace muchos años, cuando Johan Cruyff empezó entrenando en las categorías inferiores del Ajax, diseñó un trabajo para todas las categorías inferiores que se ha ido manteniendo hasta hace poco. En todas las categorías (desde infantiles hasta el primer equipo) mantuvo un esquema de 3-4-3 para que, si algún chico subía de categoría, sabía cuáles eran sus movimientos puesto que el sistema era el mismo. Cruyff ideó una filosofía en la que los jugadores llegaran a ser polivalentes en varias posiciones. En este caso, la del jugador de banda. Tendría que saber hacer un marcaje y a la vez, capacidad para hacer un ataque acompañado de un buen centro al área. el recorrido de estos jugadores, era algo mayor puesto que debían cerrar esa banda si atacaban ahí, o por el contrario, subir si así lo requería la acción de ataque.

 

Cuando hablábamos de ambigüedad, nos referimos a que nos podemos encontar dos tipos de lateral en líneas generales: el lateral que sube toda la banda hasta el córner del rival; y el lateral que se ciñe al medio campo que defiende su equipo. En cuanto al físico, nos encontramos una gran variedad pero en la mayoría de los casos, el lateral que sube hasta arriba no suele tener mucha altura ni una musculación como un central, aunque siempre hay casos contados de laterales que sí poseen esa figura física. Por el contrario, el lateral estático, suele ser más rocoso. Del estilo de un central. La masa muscular, como en el atletismo de fondo, es un elemento que no es positivo porque es un peso que hay que cargar con ello. De ahí que suelen ser atletas fibrosos, con un buen tono físico pero de una complexión algo más pequeña que la de un central.

 

En el primer caso, el lateral de recorrido largo, suele ser un jugador con un gran fondo físico siendo su media de unos 10 kilómetros por partido. La capacidad técnica del jugador suele ser media-alta y con un gran centro en carrera. Quizás, el concepto del fútbol moderno ha ayudado a que estos jugadores sean algo más que unos “correcaminos” de la banda. En el sistema básico del 1-4-4-2, el lateral a veces ejerce de falso extremo para realizar un ataque más largo. En dicha situación, el extremo cierra el espacio para no dejar libre su zona y no ser un flanco fácil para el equipo contrario. Así, al acabar el ataque, el defensa recuperará la posición y volver a la situación de inicio.

Un movimiento que hacen ambos tipos de lateral es la cobertura defensiva en el lado contrario. Cuando comentábamos antes que el equipo está ejerciendo un ataque en una banda con la subida del lateral, la linea defensiva se desplaza hacia ese lado. Por lo que el movimiento del lateral contrario no es replegarse o subir al ataque, si no cerrar la linea defensiva como falso central replegando las líneas.
En una situación de uno contra uno en defensa, nos podemos encontrar la situación en la que el lateral de recorrido largo suele costarle más aguantar a su opositor y va más lanzado a cortar una acción defensiva. Algo que le cuesta un fácil desbordamiento, si es que no ha cortado el ataque con una falta. En el caso del lateral un poco más estático, suele aguantar mejor los uno contra uno y tiene un poco de punta de velocidad.

La técnica individual de un lateral debe ser media-alta. Quizás, no tenga la misma visión de juego que se puede esperar de un central, pero debe saber cuándo el balón debe salir jugado o hay que despejar el balón sin dudarlo un instante. Para ello, la labor del entrenador es encomiable. Debe enseñar a levantar la cabeza y encontrar de manera rápida un compañero por banda, un delantero con posiblidad de desmarque o realizar un cambio de juego a la otra banda para desatascar una posible saturación del juego o una presión del otro equipo.

Dentro del campo, a parte de los movimientos hasta ahora citados, tiene otras responsabilidades defensivas:

 

  • Cubrir uno de los palos en un saque de esquina del rival
  • En un saque de falta, suele ser el último hombre de la barrera para salir a cortar el balón, o en otras ocasiones, cubrir al extremo del rival para evitar un centro al área.
  • Colocarse en línea para crear un posible fuera de juego en una ofensiva del rival
  • Hacer la cobertura a un defensa que ha sido doblado por un rival
  • En un saque de esquina ofensivo, uno de los laterales se coloca como de falso extremo contrario de donde se está sacando el balón, y el otro lateral suele colocarse detrás de un central que está cubriendo (normalmente zonal) al punta contrario por si éste es desbordado, ofrecer su apoyo puesto que suele ser más rápido.

Otras responsabilidades ofensivas:

  • En un saque de puerta, caer a la altura del área abierto a banda para que salga el balón jugado o subir un poco más para un posible contraataque.
  • Saber triangular para evitar una presión del contrario

El lateral ofensivo mientras está en plenas condiciones físicas y es joven, aguanta todo el partido tanto en labores defensivas y ofensivas. Pero a partir de los 28 o 29 años, el jugador empieza a tener menos resistencia por lo que debe medir sus acciones ofensivas y mejorar otros aspectos como puede ser el marcaje y la colocación.

El entrenador debe saber las posiblidades reales de cada jugador y saber jugar con las mejores armas en cada partido. Y por ello, no puede caer en el error de tener un lateral ofensivo encerrado atrás como si fuera un lateral más estático sabiendo que puede rendir más y aprovechar las subidas para sorprender las defensas rivales.  Al igual que si cuenta con extremos en la plantilla, debe aprovecharlos puesto que puede llegar a dar más juego al equipo teniendo a un lateral ofensivo y a un extremo juntos (siempre y cuando el sistema lo permita).

Anuncios

4 pensamientos en “BLOC DE NOTAS: PÁGINA 03 – EL LATERAL

  1. me parece bueno el articulo pero hay que marcar no solo subir porque por ejemplo en uruguay suben y suben pero no marcan nada hace años no tenemos un lateral como la gente solo tenemos que improvisar con volantes y hacerlos laterales saludos

  2. Gari soy un lateral utuguayo… soy jubenil.. tecnicamente siempre he sido muy bueno, mas que nada he jugado por esta causa por que mi fisiko nunca me ha alludado. yen mi equipo entrenamos 3 a la semana, yo personalmente 4 , por que necesito estar fisikamente superior!!! Hay k aklara k un later debe saber kuando subir, mas ke nada para encontrar el 2 kontra uno… en 1ª muchos subes pero bajan despacio para aguantar 90 minutos ay ke ser superior fisikamente… cosa que es muy dificil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s