CUANDO HAY MÁS JEFES QUE OBREROS

BanquilloFÚTBOL

Si la temporada pasada, fue la liga de los despropósitos… esta es la de los movimientos de banquillos propiciada, tal vez, por la cantidad de jefes en los vestuarios. Más jefes que obreros.

Todos conocemos la leyenda urbana que en cada obra, si la componen cinco personas: tres son los que mandan, uno es el que no puede trabajar demasiado porque le duele algo y uno es el que trabaja. Pues bien, últimamente esto es lo que más se aproxima a varios equipos en la liga española. Algo que, aunque parezca inaudito, ocurre. No es de extrañar esta situación, puesto que una mala planificación entre el director técnico, psicólogo y entrenador, puede acabar en estos problemas actuales.

Ya hemos hablado en algún momento sobre alguna de las funciones del director técnico deportivo de un equipo. Una de sus funciones, es de conseguir (junto con el entrenador) un equipo equilibrado para disputar la temporada, a expensas de estar en medio de un proyecto deportivo a corto o a largo plazo. La premisa de tener dos jugadores por puesto, es una de las metas hipotéticas en cualquier planteamiento. Lo que ocurre es que siempre nos encontramos a algun jugador polivalente que nos puede tapar las carencias en cierta posición. Esta planificación debe ser concisa y minuciosa.

pizarraCuando me encontraba de entrenador en categorías inferiores de un club de la LFP, recuerdo que antes de estar acabando la temporada, ya estábamos pensando en la  siguiente pensando en quién se mantendría, ascendería de categoría… Pero siempre, intentando que existiera un bloque, una columna vertebral formado por algunos “veteranos” (por llamarlo de alguna manera en estas categorías inferiores). En dichas reuniones, los informes eran importantes: rendimiendo deportivo, actitud, lesiones, liderazgo, esfuerzo, sacrificio, … Siempre te encontrabas dudas cuando nos encontrábamos jugadores con cierta capacidad de liderazgo en el vestuario. Es aquí donde el director técnico tiene que ser la voz cantante. La decisión de mantener varios líderes en el vestuario, ascender de categoría un año antes para que cambie de rol (de ser líder a ser uno más con chicos un año o dos superiores) o si había que darle la carta de libertad porque su exceso de liderazgo era problemático en el vestuario. De ahí que cuanto más pequeña es la categoría, a veces el entrenador pasa a ser educador.

Pero volviendo a los jugadores profesionales, nos estamos encontrando que existen vestuarios con más de seis líderes y/o veteranos en cada equipo. Los casos más directos son el Real Zaragoza y el Valencia C.F. Equipos que cuentan con jugadores con más de 6 años en el club (algunos excesivamente acomodados), o jugadores que vienen con mucha experiencia en el fútbol internacional pese a no llegar a los 26 años en algunos casos. Y, como ocurre también en categorías inferiores… es difícil controlar a un equipo con tantos líderes. Puedes aislar a uno, pero a seis… es un cuarto del equipo. Las lesiones, expulsiones, convocatorias internacionales… pueden mermar la lista para un partido del equipo, incluyendo a los “aislados”. Por lo que el entrenador se encuentra en una situación bastante problemática. En algunos casos, veremos que el entrenador intentará mediar, y en otros, su trabajo sólo se limita al trabajo a pie de campo.

Saber tener un grupo de 22 jugadores, es una tarea difícil. Unos optarán por tener una plantilla joven, y otros más veterana dependiendo de diversos factores: necesidades de triunfos, problemas económicos del club, jugadores con muchos años de contrato, equipos que se nutren de canteranos… En cualquier caso, siempre nos encontraremos veteranos. Contar con varios jugadores con experiencia, ayuda a un equipo a mantener el equilibrio con los jóvenes y los que están en el camino. algunos jugadores cuya vida deportiva se está acabando, el trabajo que realizan dentro de la plantilla, es más de segundo entrenador aunque no entren a jugar los 90 minutos. Corregir posiciones en el campo, optimizar el rendimiento de los jugadores, enseñar posibles movimientos de astucia, … Su trabajo puede ser importante, al igual que sus aportaciones en el terreno de juego.

Pero encontrarnos con más jefes que obreros en una plantilla, puede ser un gran choque de intereses que produce un desequilibrio en el status de un equipo. Diferencias con las ideas del entrenador, no admiten que los jóvenes deban tener más minutos…  o incluso que sean personas excesivamente egoistas o de una extraña estabilidad emocional, por lo que si a eso le sumamos que en sus pies tienen calidad… Este fin de semana, Kiko Narváez, analizando uno de los partidos de la jornada, describía así a un jugador: tiene mucha calidad pero tiene una cabeza poco amueblada. Este tipo de jugadores que describe Kiko, cada vez son más habituales en nuestra liga. Y son, entre otras cosas, las que dan quebraderos de cabeza al entrenador. Y ya no hablamos si hay varios en un vestuario.

Conseguir un equilibrio en el vestuario es complicado, pero si se trabaja en equipo, los riesgos se pueden reducir.

Anuncios

4 pensamientos en “CUANDO HAY MÁS JEFES QUE OBREROS

  1. Que razón tienes amigo mio…en esta liga hay mucho jefe y poco indio, ese fue el problema del Madrid, es el problema del Barça…y es la catástrofe del Valencia.

    Tú que tanto sabes de la cantera…seguro que sabes de videos de entrenamiento de porteros para mi proyecto “Guardameta TV” hay más info en mi blog

  2. Los tenía en VHS. Antes tomaba como referencia unos muy buenos que sacó hace ya años, varios porteros en El Mundo. También tenía un libro de “El portero”, que aparecían múltiples ejercicios para hacer un buen trabajo específico y aparecía Andoni Zubizarreta en la portada. A eso le sumaba las notas que tomaba en ciertos calentamientos previos a los partidos que hacían los porteros profesionales.

  3. Cuánta razón hay en tus palabras y cuánta razón en las de Kiko. Otro de los problemas surge cuando la afición endiosamos a los jóvenes talentos sin darnos cuenta de que los estamos perjudicando ya que en muy poco tiempo se van a creer mejores que los veteranos y ya lo dice el dicho…”más vale el diablo por viejo que por diablo”. Como esto no mejore no sé cuántos equipos más se sumarán a la mala racha que comenzó el madrid.

    Salu2

    P.D.- va todo bien?? es que hace mucho que no se de ti…

  4. Discrepo tanto en lo del Barça como en lo del Madrid. Este último nunca ha tenido problemas de tener muchos jefes, sólo tuvo uno, el presi Floren, y ese fue el problema, todos querían ser jefes pero sólo ejercía él. El Barcelona igual pero al revés, aquí se hace lo que dice el entrenador y punto. El presi habla mucho pero no hace nada, de hecho, en cuanto las cosas vuelven a arreglarse no tarda nada en desdecirse. El caso del Valencia sí que es lo que dice el post, por un lado el presi dice una cosa, por otra el entrenador y por otra el director técnico, pero encima no es que digan sino que hacen los 3, el presi dice que los jugadores no están despedidos. El director técnico que no se van porque jugan. El entrenador dice que no van a jugar nunca más. Por un lado uno no les deja jugar, otro no les quiere vender y otro no les quiere despedir. Aquí sí que está haciendo cada uno lo que le sale de ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s