LA PICARESCA FRENTE AL ROMANTICISMO

BanquilloFÚTBOL

Podríamos hacer un post sobre todos los movimientos literarios, las influencias que han tenido y los autores más importantes. Pero en nuestros bloc de notas no plasmamos versos alejandrinos, ni sinonimias… dibujamos estrategias, hacemos informes del rival o de un jugador en concreto. Pero parece que en nuestro fútbol nos gustó la picaresca y nos quedamos ahí.

El fútbol español sigue estancado en el legado del Lazarillo del Tormes, de Rinconete y Cortadillo: la picaresca. En líneas generales, en el 70% de los partidos que se juegan cada jornada (en la mayoría de las divisiones) vemos cómo los futbolistas en el campo retratan a los personajes más clásicos de nuestra literatura: movimientos contados encima de los escenarios, grandes gesticulaciones acompañadas – en algunos casos – de conversaciones con los apuntadores de campo.

Este defecto futbolístico que atesora nuestro deporte rey, hace que esta liga no sea una de las mejores del mundo. Ya se sabe que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Por mucho que los equipos intenten fichar a los mejores jugadores, no dejaremos de ser una liga que vaya por detrás de la italiana y la inglesa, por ejemplo. En esas ligas la teatralidad es bastante inferior a la nuestra, por lo que las hace más competitivas. Si en los 90 minutos de un partido de la liga española, restamos los que el balón ha estado en juego, a lo mejor no llegan ni a 25. Una cifra alarmante que expresa un exceso de interrupciones a lo largo de un encuentro. La responsabilidad es tanto de los jugadores, como del arbitraje.

LOS ÁRBITROS

Dentro del terreno de juego, la figura del árbitro debería pasar inadvertida y evitar tener más protagonismo que los 22 jugadores. En categorías inferiores, la figura del árbitro es muy importante puesto que su imagen suele ser más dialogante y ayuda a corregir a los chicos y chicas. Pero según se va asciendo de categoría, las responsabilidades cambian, los objetivos son diferentes ya que se sobreentiende que a los 18 años, un joven futbolista es más consciente de las acciones del juego y del nivel competitivo que la de un niño de 8 años que está empezando a disputar sus primeros partidos y aún concibe el fútbol como un juego, no como un deporte.

En España, deberían adoptar ciertas normas como hacen en Premier League, por ejemplo. El comité de árbitros inglés, analizan el nivel de actuación del árbitro. Si decidieran que la actuacion del principal ha sido mala por cometer demasiados errores, les ponen una sanción de varios partidos. Quizás, es la única manera de aleccionarlos haciendo que al igual que ellos exigen a los jugadores menos hipocresía simulando penalties o amonestando las faltas graves, ellos también mantengan un nivel de preparación técnica y de profesionalidad dentro del terreno de juego.

Por eso, en el fútbol inglés los jugadores no tienden a protestar tanto ni quedarse en el suelo para parar el tiempo. En más de una ocasión hemos visto que, a diferencia de España, cuando hay una carga legal entre dos jugadores y uno tiende a caerse (bien por inercia bien por impotencia), rápidamente se levanta e intentar ayudar a sus compañeros. En esas ocasiones, los jugadores no recriminan nada al árbitro o éste directamente sigue la jugada sin dar importancia a ese hecho.

Quizás debería ser positivo que entre semana, estos profesionales recibieran un curso de reciclaje, o visionaran partidos para corregir errores incluso a mejorar su posición en el campo. Aunque en algunos lances de juego, como en un saque de esquina, es complicado ver si el portero ha metido la rodilla saltando al rival, o si ha habido un agarrón o se ha dejado caer el contrario.

LOS JUGADORES

El defecto más grande que existe es que la primera división es un reflejo para las categorías inferiores. Muchos chicos tienden a imitar a sus grandes ídolos cuando meten un gol, o intentar hacer un regate o golpear el balón con un estilo impecable. Pero al igual que intentan imitar a su ídolo, también toman los defectos. Dejarse caer en el borde del área, intentar zancadillear a un rival de espaldas al árbitro… Demasiados detalles que los jóvenes también se quedan. Y si a esto sumamos la cantidad de veces que los jugadores piden explicaciones por cada decisión arbitral, nos da como resultado el poco tiempo de fútbol que nos ofrecen muchos partidos en este pais.

Entrenamiento Valencia CFNo quiero decir que se ponga un límite de quejas en el partido a cada equipo como en el tenis o que se sancione como en baloncesto a partir de las cinco faltas de equipo o que haya tres tarjetas para ampliar el criterio de los árbitros como en balonmano, pero sí que los entrenadores deberían educar en ese aspecto a sus jugadores dejando sólo en casos excepcionales las explicaciones al capitán. Una cosa es que se haga una falta “táctica” en el centro del campo para parar el ataque rival y otra bien distinta es no saber defender y derribar al rival en cada acción de juego por no saber anticiparse a la jugada. Al igual que debería sancionarse la teatralidad. De esa manera, se educaría mejor a los jugadores y veríamos mejor fútbol.

Quizás es por eso que cuando un jugador que se le “permite” ciertos detalles picarescos aquí y los intenta realizar en competiciones europeas, no les ha funcionado es porque el arbitraje no es el mismo. O cuando se ha ido a una liga italiana o inglesa, el resultado es que allí no se paran por una pequeña caída. Y no les queda otro remedio que quitarse de la cabeza ese estilo porque si no, no se adaptan a ese fútbol. Al igual que un futbolista de otras ligas como argentinas o brasileñas, que también es un fútbol donde el balón rueda mucho, aquí al realentizar demasiado el juego o con tanta interrupción, terminan por no demostrar su calidad y les cuesta adaptarse al tempo que aquí se marca.

Es importante la labor del entrenador para controlar a sus jugadores y se centren en la pelota, no en qué pita o deja de señalar un árbitro a lo largo de un partido.

En definitiva, con lo que cobran los jugadores y los árbitros en primera, debería haber más profesionalidad. Es una lástima que nuestra liga no destaque tanto por nuestro fútbol y sí por nuestra picaresca. ¿Seguiremos viendo gigantes donde hay molinos? ¿o intentaremos engañar a un ciego a saltar un río cuando es un charco?

Anuncios

Un pensamiento en “LA PICARESCA FRENTE AL ROMANTICISMO

  1. Como esos delanteros que notan un ligera brisa marina y caen al suelo haciendo grandes aspavientos mientras gritan cual cochino en el matadero.

    Eso lo he visto en cadetes, juveniles, torneos de barrio, pachangas intrascendentes y hasta en las chapas, por paradójico que parezca algunos delanteros ibéricos son muy poco machos.

    Spain is different.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s