COPA DE CAMPEONES JUVENIL (II)

FÚTBOL: COPA DE CAMPEONES JUVENIL 2007/08

La competición llegaba hoy a un momento decisivo para dilucidar quién iba a ser el campeón de cada grupo para disputar la final. Tanto como al Villarreal como al Espanyol no les tembló el pulso para poner contra las cuerdas a sus rivales y retarse para la final del domingo de esta Copa de Campeones Juvenil.

Con el Campo Municipal de fútbol Alberto Ruiz hasta la bandera, hoy se mezclaron entre las gradas las aficiones del Espanyol, Rayo Vallecano, Villarreal y Sevilla C.F. A ello habría que sumarle la incalculable cantidad de representantes, ojeadores de equipos grandes y jugadores. Entre ellos, se pudieron dejar ver Robert Prosinecki, Fernando Hierro (actual secretario de la RFEF) y algunos jugadores del Rayo Vallecano.

En el primer encuentro, el Espanyol se deshizo sin contemplaciones del Sevilla por un 5-1 clasificándose para la final. El cuadro periquito se quedó en la grada para ver cuál de los equipos era el que sería su rival.

Así pues, el Rayo ejerció como equipo local con un tercio de la grada apoyándoles en todo momento siendo el jugador número 12. Pero no se notó esa “mayoría” hasta el segundo tiempo, pero poco pudo servir para intentar eliminar al Villarreal, que terminó el partido pisando fuerte.

Y es que, de nuevo los chicos de Jero López buscaron el objeto más preciado, el balón, para adueñarse como le gusta del centro del campo y hacer del rectángulo de juego el lienco de un gran pintor elaborando el juego los pinceles de las botas de Luque, Nico, Juanjo y Ochoa. Es así que a los 5 minutos del comienzo, Kike ya dio el primer susto en un saque de falta al segundo palo cuando el cuerpo del portero Ismael interceptó lo que pudo ser el primer gol. Tras mantener su estilo de juego de posesión, en el minuto 11, Mario dejó en bandeja un buen balón a Ochoa, colocando éste el esférico en la cepa del palo al primer toque donde nada pudo hacer Ismael. La única ocasión de peligro del Rayo se produjo a falta de 15 minutos para el final del primer tiempo en el que Jorge Saez intentó una bolea que fue despejada a córner. Después de ese susto, el ataque del Villarreal despertó y en varias ocasiones Salva (que estuvo poco afortunado hoy), Kike y Ochoa, intentaron sumar otro gol antes del descanso, pero las tres ocasiones fueron abortadas por la defensa rayista.

El segundo tiempo arrancó con un Rayo Vallecano lanzado a por el empate. La premisa estaba clara, pero faltaba llegar más a la portería de Ruben. Así, un gran centro de David por banda derecha, dejó en bandeja a Marko un buen balón y con su remate de cabeza, Ruben tuvo que esforzarse al máximo en una gran estirada que mandó la pelota al larguero y acabando el saque de esquina la jugada. Cuando habían transcurrido los primeros quince minutos, el árbitro concedió un penalty en una falta dudosa en el área cometida por Barroso a Borja, que el propio jugador se encargó de lanzar. Pero Ruben, que estaba cuajando un partido bastante serio, acentuó su buena actuación atajando el lanzamiento lanzado a su lado inzquierdo. A partir de ese momento, el mayor fútbol del Rayo caía del lado derecho con las progresiones por banda de David y sus centros a la frontal. Pero no era suficiente. En algunas ocasiones, era Jorge Saez el que ponía algo de calidad en el centro del campo rayista. Tras otros 10 minutos de asedio del equipo vallecano a la portería del Villarreal, Eixea puso un balón en la escuadra en un gran saque de falta de su compañero. En el 66, Chumillas entró por un Salva que en el día de hoy, más que ser la referencia en ataque, se dedicó a arrastrar a los centrales para favorecer las entradas de Kike por banda derecha o de Ochoa como segundo punta. Cinco minutos después, el mismo Chumillas puso el 0-2 en el marcador por una apatía en la defensa rayista en un saque de falta. Dos minutos después, Jaime (defensa del Rayo) fue expulsado por segunda tarjeta amarilla y Ramón, que había entrado poco antes, se llevó una amarilla por zancadillear a un rival por detrás. El partido cogió en ese momento un color oscuro, sumándole a ello la presión del público. El “uy” se hizo en la grada cuando Luque puso el balón en la escuadra en un saque de falta. Pero todo cambió cuando David, de nuevo, en jugada individual casi da un susto en un centro chut que se fue rozando el larguero. Con un Rayo a la desesperada, con Ismael sacando las faltas, Jorge Saez hizo un “caño” a un jugador del Villarreal y éste por detrás le hizo una zancadilla volviéndose el público a enfurecer exigiendo la roja al colegiado. El Villarreal quiso finiquitar el partido a dos minutos del final. Y fue en un robo de balón en el centro del campo y Ochoa, a la altura del banquillo rayista, lanzó una gran bolea al ver a Ismael adelantado. El “once” del Villarreal, lo fue a celebrar con sus compañeros que no habían encontrado en la convocatoria y estaban en la grada a pie de campo. Con este gol, el Villarreal apuntaló el partido y mostrando también su candidatura para llevarse la Copa de Campeones juvenil de División de honor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s