EL ESTILO DE JUEGO: UTOPÍA O REALIDAD

FÚTBOL

En el deporte, cada maestrillo tiene su librillo. Otros lo transforman en trazos en cuadernos de campo y… los hay q se bastan con su nube de palabras que esconden en su cabeza. Desde la simpleza de un esquema a la complejidad de una jugada estratégica. Pero, ¿hay orden o anarquía organizada dentro del terreno?

Cuando vemos a un equipo o a un entrenador, le etiquetamos rápidamente con un estilo de juego: que si juega al catenaccio, el jogo bonito, demasiado agresivo, etc. Pero para llegar hasta ese punto, hace falta mucho trabajo. Muchas horas de estudio de tu equipo así como del rival. No siempre se consigue, por lo que puede llegar a ser una frustración tanto para el jugador hasta el aficionado pasando por todos los peldaños que hay en la grada. Esto se debe a que no se consiguió un óptimo rendimiento de los recursos que ofrece la plantilla.

La llegada de un nuevo entrenador o de nuevos jugadores a una plantilla, siempre provoca una reestructuración en la dirección técnica del equipo. Esto viene a significar que la paciencia es la madre de todas las virtudes. Las primeras semanas de trabajo y los primeros partidos ayudarán a ver las primeras opciones de juego que nos puede dar el equipo junto con cierta libertad de movimientos en base a unas pequeñas pautas preestablecidas de salida. A partir de ahí, se irá trabajando potencialmente los aspectos técnicos y tácticos, así como físicos.

pizarraLa puesta a punto de un estilo de juego, no es nada fácil, aunque a la vista del espectador así lo parezca. Tanto si es un esquema muy defensivo u ofensivo, mentalizar a los jugadores del mismo conlleva un trabajo – casi – diario. Por eso, el entrenador tiene que tener una personalidad arraigada para exprimir, de manera individualizada, el esfuerzo de cada jugador. Pues en ningún caso tendremos dos jugadores iguales en una plantilla. De ahí que el concepto de trabajo en equipo sea lo que más importa cuando hablamos de un equipo campeón…. o que supo mantener la categoría (pues ambos dos son objetivos dependiendo de las posibilidades reales de cada plantilla).

No siempre un equipo puede mantener un estilo de juego durante toda la temporada o en un partido concreto: el terreno de juego no está propicio, inclemencias del tiempo, el estilo del rival, mala lectura o planteamiento del partido, lesiones… Por eso, cuando sucede algo así, siempre es necesario una alternativa al juego habitual bien para desequilibrar bien por necesidad. Aferrarse a un único estilo de juego puede acarrear muchos problemas y subrayar las carencias de juego de la plantilla.

Pero si un equipo, en el primer tercio de la temporada, no ha logrado encontrar su identidad propia, entonces existe una crisis de personalidad en el campo abrumadora y dependerán más de ciertos individualismos desorganizados y con cierta anarquía en el juego. Y encontrarla le irá costando más y más según avanza la temporada puesto que cuando que irán avanzando las jornadas y el trabajo se irá acumulando.

La frase tópica de: “salid al campo y diviértanse” no deja de ser anecdótica. Si bien es una frase que puede servir cuando un equipo tiene la lección aprendida y sale con unas premisas y unos objetivos concretos. Porque el otro escenario donde se puede decir es en alguna pachanga entre amigos.

Anuncios

Un pensamiento en “EL ESTILO DE JUEGO: UTOPÍA O REALIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s